Una ocasión especial en la que se ha celebrado una misa en memoria de los fallecidos que fue hospiciada por el obispo en la Mezquita Catedral, y en la que se hizo entrega de las medallas blancas al mérito policial.

20 minutos ha estudo allí, y ha hablado con Manuel Sedano Moreno, inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía, que recientemente ha pasado a segunda actividad. Él mismo ha afirmado que «cada policía tiene su propio ángel de la guarda» un ángel que no sólo le a protegido a él, sino a su familia, y es que este cordobés, católico y practicante, pertenece a un hogar dedicado casi en su totalidad al Cuerpo Nacional de Policía ya que su mujer y su hijo poseen su misma vocación.

Este agente de la ley, ha confensado que sin lugar a dudas, los momentos más amargos que le han tocado vivir a lo largo de su trayectoria profesional han sido los amigos que se han quedado en el camino «Lo más duro de asimilar es la pérdida de un compañero», pese a este mal recuerdo, Manuel solo tiene palabras de agradecimiento a la Institución, confiesa que el cuerpo le ha tratado bien, y que da alegría ver el optimismo y la ilusión con el que vienen pisando las nuevas generaciones.