El embalse de Irueña (Salamanca) inaugurado el sábado llegó al límite de su máxima capacidad permitida, tras las lluvias torrenciales caídas en las últimas 48 horas en la comarca de Ciudad Rodrigo que provocaron que el río Águeda bajara muy caudaloso.

Desde la madrugada del domingo a la madrugada del lunes cayeron 166 litros por metro cuadrado en este término municipal, según fuentes municipales de Navasfrías, lugar donde nace el río Águeda,

Este embalse, que tiene un capacidad permitida de 55 hectómetros cúbicos, retiene a la vez que desembalsa agua desde ayer lunes con el fin de controlar el caudal del río Águeda y evitar crecidas, informó la Confederación Hidrográfica del Duero.

De esta manera, la presa evitó, al día siguiente de su inauguración, que se inundara el barrio de El Puente de Ciudad Rodrigo, objetivo principal del dique.

Este embalse, inaugurado por el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, tiene una capacidad máxima de 110 hectómetros cúbicos, aunque el Tribunal Supremo no permite, hasta que no haya una sentencia en firme, un llenado superior a los 55 hectómetros cúbicos.

Los ayuntamientos de Fuenteguinaldo y Robleda comunicaron hoy martes que "uno de los problemas que ahora se ha generado, tras las lluvias torrenciales, es que la cuenca del embalse está repleta de maleza y troncos debido a que la Confederación no los retiró tras la limpieza anterior al llenado del vaso efectuada durante el pasado verano".

Los alcaldes de ambos municipios, Jesús Vicente (Fuenteguinaldo) y José Luis Varas (Robleda), insisten en la urgencia de que la carretera que unirá ambas localidades, contemplada en las obras accesorias a la presa, se ejecute cuanto antes ya que "es primordial para esta parte de la comarca de Ciudad Rodrigo".

Además, los regidores aseguraron que, en breve, solicitarán una reunión con Confederación para consensuar el futuro aprovechamiento hidroeléctrico del embalse.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE SALAMANCA