La polémica continúa entorno al Centro de Depósito de Rechazos de Martín Miguel. La Federación de Asociaciones del río Moros viene quejándose desde hace años de los olores que sufren en los pueblos colindantes a la planta. Los pueblos segovianos de Anaya, Martín Miguel, Juarros de Riomoros, Garcillán y Valverde del Majano siguen sufriendo el mal funcionamiento del centro según la plataforma vecinal.

 

El pasado 26 de septiembre 20Minutos quiso ponerse en contacto con las partes implicadas, consiguiendo contactar con la concejala de medioambiente de Garcillán, Ascensión Arribas, que corroboró la existencia de los olores, los vertidos en las cunetas y el peligro que podría entrañar todo esto para los acuíferos de la zona. Acto seguido hablamos con el presidente del Consorcio de Medioambiente dependiente de la Diputación de Segovia, José Martín Sancho (PP), que desmintió que existieran los volados famosos y los olores así como cualquier otro peligro salido de la planta de Martín Miguel. Además declaró que tras las protestas de la Federación de Asociaciones del río Moros existía un ánimo político. Pero ahí no ha quedado todo.

Cruce de declaraciones con la planta de Martín Miguel de por medio

Tras publicarse esta primera noticia Ascensión Arribas (PSOE) se ha puesto en contacto con este periodista para contestar a las declaraciones de José Martín. Lo primero que quiso dejar claro al presidente del Consorcio es que "no hay un trasfondo político detrás de todas estas protestas y reclamaciones encabezadas por la Federación de Asociaciones". Sigue diciéndonos que el 8 de junio de 2006, cuatro días después del gran incendió que se desató en la planta de Martín Miguel, el Pleno del Ayuntamiento de Garcillán envió una carta al Consorcio de Medioambiente. La misiva estaba firmada por todos los concejales municipales; PSOE, PP y el grupo independiente local. En ella Ascensión nos relata que se solicitaba al Consorcio "información sobre los residuos que llegaban, su control, su vigilancia y el plan de emergencias para aplicar en situaciones como la que se vivió en el 2004". Pero "todavía estamos esperando una contestación".

Pedimos al Consorcio información sobre la planta, pero aún estamos esperando una respuesta

La propia alcaldesa de Garcillán, Mª Piedad Casado (PSOE), refrenda las palabras de su concejala. "No es una cuestión de colores políticos", independientemente de todo eso afirma que "huele a vertedero y no lo confundimos con el olor de purines" como afirmaba el presidente del Consorcio. "No me opongo a la existencia de la planta de Martín Miguel, pero sí a su gestión actual". Tanto para la alcaldesa como para la concejala parte del problema radica en que la gestión tanto de la plantan de Los Huertos como la de Martín Miguel está en manos de la misma empresa, FCC, no existiendo así un verdadero control de los residuos. Además afirman que a los alcaldes del resto de pueblos afectados por ser del PP no les dejan hablar desde la Diputación.

Miguel Jiménez, portavoz de la Federación de Asociaciones del río Moros

También ha sido consultado por 20Minutos el portavoz de la Federación de Asociaciones y también ha corroborado en gran parte lo que se nos cuenta desde Garcillán. "El presidente del Consorcio miente cuando cosas están bien", comenta, "sigue habiendo olores fortísimos en la zona y muchas basuras llegan y se vierten sin tratar". Nos habla de los problemas que ya conocemos y que empiezan a sernos familiares. Los volados en las cunetas salidos de los volquetes de los camiones camino de la planta, las ratas que acuden a esos desperdicios, los peligros que entrañan para las aguas de la comarca. Pero Miguel añade algo más, "llegan incluso desperdicios sanitarios". Añade por otra parte que "no hay un trasfondo político", para el portavoz de esta plataforma vecinal este recurso es muy utilizado por "políticos incompetentes como el presidente del Consorcio".

El presidente del Consorcio miente cuando dice que las cosas están bien

Pero desde la Federación de Asociaciones del río Moros tiende una vez más la mano al presidente de la Diputación de Segovia para intentar poner remedio a las deficiencias de la planta de Martín Miguel. Esto pese a que "han llegado a insinuar que hemos sido nosotros los que provocábamos los fuegos". El meollo del asunto está para Miguel en que "la planta de Los Huertos está sobrecargada y la ampliación prometida en el 2003 no llega". Para la asociación la empresa gestora de las plantas, FCC, no es la responsable, "sólo hace lo que la dejan hacer, son los de la Diputación".

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE SEGOVIA