Al más puro estilo de la popular serie de televisión CSI, aunque salvando las distancias, la Policía Local ha organizado un curso para 35 de sus agentes que tiene como fin mejorar su cualificación a la hora de investigar las causas de los accidentes de tráfico. La iniciativa formativa incluirá contenidos prácticos a través de los que los policías deberán seguir un proceso de análisis y de resolución de las circunstancias que rodean a un siniestro simulado que ocurra en alguna carretera de la ciudad.