En pleno siglo XXI, Elena (prefiere ocultar su identidad) fue invitada a salir del Museo Arqueológico de Alicante (Marq) por amamantar a su hijo en una de sus salas, a pesar de las altas temperaturas del verano.

Ella, su marido y su hijo lactante se fueron una tarde de verano al museo, a ver la exposición de Arte Asirio. El bebé estuvo tranquilo casi toda la tarde, pero, de repente, comenzó a llorar.

En ese momento, la madre decidió darle el pecho un momento. «Nunca sabes si piden porque tienen hambre o porque se sienten intranquilos. En este último caso, se calman enseguida si les das el pecho unos pocos minutos», explica.

Se sentó en la sala y, justo un minuto después, apareció una azafata que «de forma muy amable» le pidió que saliera al vestíbulo.

Elena asegura que entendió perfectamente que debía salir de allí, pues estaba entorpeciendo el paso en la sala y lo necesario en un momento tan íntimo como ese «es un poco de tranquilidad, de calma».

Mientras caminaban hacia la entrada, donde hay bancos y mucha más tranquilidad, la azafata le comunicó que «por razones de seguridad» debía dar el pecho a su pequeño fuera del museo, ni siquiera en el vestíbulo. Cuando acabara, podría volver a entrar.

Así, no tuvo más remedio que dar el pecho a su hijo junto a la cafetería, en un banco de piedra y con el fuerte sol y las altas temperaturas de una tarde de agosto.

La azafata le aseguró que no tenía sentido que la echaran del museo y que no era «la primera vez que pasaba» en las instalaciones: a continuación, presentaron una reclamación.

Dinos

... si estás a favor o en contra de dar el pecho en público

Cuéntanoslo en...

e-mail l zona20alicante@20minutos.es correo l c/Jerusalén, 3, 03001 Alicante o en www.20minutos.es

En el Prado pasó lo mismo

Este tipo de percances para las mujeres que dan el pecho se han producido también en otras ciudades. En Madrid, ocurrió lo mismo en el Museo del Prado, y una veintena de mujeres se reunieron frente a La Maja Desnuda para reivindicar su derecho a dar de mamar en público. Durante aquellos momentos, nadie de los allí presentes se atrevió a enviarlas a la cafetería o al cuarto de baño, como ocurrió en otras ocasiones. También en Málaga se organizó una «tetada» protesta en un centro comercial.