Ha hecho falta un año y tres meses para que el carné por puntos comience a aplicarse en el casco urbano de Vigo. Desde hoy, las advertencias se han acabado y las sanciones a los conductores, además de la multa económica, vendrán acompañadas de la sustracción de puntos del permiso de circulación.

También a partir de ahora los radares dejan de emitir avisos. En caso de ser ‘cazado’, habrá que abonar entre 91 y 600 euros. En total, serán tres los radares que se instalen cada día e irán rotando por nueve cabinas en: avenida de Castrelos, avenida de Europa, avenida de Samil, tres en la avenida de Beiramar, dos en Clara Campoamor y uno en la VG-20.

Además, según el edil de Tráfico, Xulio Calviño, los controles sorpresa de la Policía Local se mantendrán «permanentemente». En los últimos 15 días, éstos son casi diarios y en ellos fueron sancionados 145 conductores.

Sí resta puntos

Alcoholemia positiva: Dar positivo en un control supondrá una sanción entre cuatro y seis puntos. También resta seis puntos el negarse a hacer el test.

Conducción temeraria: Poner en peligro a otros conductores o a peatones suprimirá seis puntos.

Exceso de velocidad: Superar la velocidad máxima permitida en más de un 50% descontará seis puntos.

Saltarse un semáforo: Siempre que exista riesgo para los demás usuarios de la vía se sancionará con cuatro puntos.

No llevar el casco: Para los motoristas, circular sin llevar puesto el casco implicará la pérdida de tres puntos.

No resta puntos

Ir sin cinturón: Sí tendrá multa económica, pero una de las infracciones más frecuentes no afectará a los puntos del carné.

Hablar por el móvil: Tendrá multa económica, pero no de puntos.

Más heridos que el año pasado

Aunque el número de accidentes registrados entre enero y agosto en Vigo durante este año ha descendido un 2,05% respecto a 2006, en estos nueve meses ya se han atendido 2.427 siniestros en las calles de la ciudad. Según los últimos datos de la Policía Local, se detecta un aumento en el número de heridos tanto leves (1.535) como graves (87).

Ante esta situación, el Concello ha decidido vigilar más de cerca a los conductores con el fin de «incrementar la seguridad», según el concejal de Tráfico, Xulio Calviño, dejando en segundo plano el fin recaudatorio.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE VIGO