El Movimiento Vecinal animó el fin de semana con música y actividades
Los vecinos guardaron un minuto de silencio por la paz (Laura González).
También ser rindió homenaje a varios vecinos. El Movimiento Vecinal de Vigo celebró este fin de semana su tradicional fiesta vecinal. La inestabilidad meteorológica obligó a trasladar el lugar de celebración del parque de Castrelos a la Estación Marítima, un cambio que no deslució las actividades programadas.

Los asistentes  al evento disfrutaron de manualidades como la pintura en tela o el patchwork, aunque también hubo tiempo para la práctica de deportes como el taichi o la danza del vientre, entre otros.

Además, ayer se rindió homenaje a 21 personas destacadas en sus respectivos barrios.

Pero en la fiesta vecinal, además de música y actividades, hubo tiempo para la solidaridad. Tras un manifiesto contra la violencia y en favor de la tolerancia se soltaron 100 palomas «para que lleven este mensaje a todo el mundo», según explicaron los vecinos.