Los 1.650 trabajadores de Michelín en Valladolid, al igual que sus compañeros de las otras tres fábricas españolas (7.800 en total), decidirán hoy si aceptan el convenio colectivo que la empresa ofrece. 

Los sindicatos mayoritarios están enfrentados, y mientras UGT pide el «sí» al acuerdo «por favorecer a la mayoría», CC OO opta por rechazarlo, «por aumentar la jornada laboral para un parte de la plantilla».