A pesar de que la agrupación de los hermanos es una de las prioridades para conseguir plaza en un centro escolar, la saturación que padece la ciudad obliga a que algunos padres tengan que hacer virguerías para llevar a sus hijos al colegio cada día.

Carmen, por ejemplo, se ha visto obligada a contratar a dos chicas para que lleven a sus hijas al colegio; la falta de plazas les ha obligado a separarse: una va al Azorín y la otra al Carlos Arniches.

Desde la Federación Provincial de Asociaciones de Padres de alumnos de Alicante (FAPA Gabriel Miró) señalan que si hay algún caso «es extraordinario» porque se ha cuidado mucho.

Sin embargo, según la Federación, muchos padres, 659 exactamente en toda la ciudad, se han quedado con las ganas de elegir el centro público o concertado donde estudiarán sus hijos.

En total, 448 de los padres que solicitaron como primera opción una plaza escolar en  centros concertados y 211 en los centros públicos tuvieron que conformarse con la segunda o tercera opción.

Desde la asociación de padres aseguran que Educación intenta conceder las plazas escolares cerca del domicilio o del puesto de trabajo de los padres cuando hay saturación en las clases.

Dinos

... si has tenido problemas para escolarizar a tus hijos

Cuéntanoslo en...

e-mail l zona20alicante@20minutos.es correo l c/Jerusalén, 3, 03001 Alicante o en www.20minutos.es

Clases abarrotadas

Muchos colegios estaban saturados a los pocos días de empezar el curso, como ya publicó 20 minutos. Los nuevos residentes que han llegado a la ciudad (500 en total), según la FAPA, han obligado a aumentar la ratio hasta 28 en algunas aulas (sobre todo los cursos centrales), a pesar de que la Conselleria había fijado la ratio en 20,6 por clase en Primaria, en 23,8 en Secundaria y en 20,9 en Infantil.