Calles cerradas al tráfico, alcantarillas reventadas, bajos y tejados inundados fueron las consecuencias de la gran tromba de agua que ayer sufrió la ciudad a primera hora de la mañana. La fuerte lluvia anegó calles del centro y generó un aluvión de llamadas a los Bomberos y la Policía Local.

La mayoría de las intervenciones se realizaron entre las 9.10 y las 10.30 h, informaron desde el servicio contraincendios, cuyos miembros se coordinaron con el 092 para acudir a los lugares afectados.

La tromba de agua obligó a cerrar al tráfico entre las 9.30 y las 10.45 h la zona de entrada por A Palloza hacia Primo de Rivera y Linares Rivas. Fue precisamente allí donde dos vehículos quedaron atrapados por el agua que inundaba el asfalto. Ambos fueron retirados por la grúa municipal.

El Paseo Marítimo

Otra de las vías más afectadas fue la zona de Los Cantones. El tramo entre el Cantón Pequeño, plaza de Mina y plaza de Ourense estuvo cerrado casi una hora, y allí se quedó otro coche atrapado. Entre las 10.00 y 10.45 h los puntos más perjudicados fueron Lavedra a la altura de los juzgados y el Paseo Marítimo Riazor-Orzán.

Los bomberos acudieron alertados por los vecinos a Cabo Santiago Gómez, Villa de Lage, Entrepeñas y calle Real, en algunos casos para limpiar tejados o canalones y en otros porque la lluvia amenazaba con entrar en sus viviendas. La normalidad regresó al mediodía, cuando las lluvias dieron paso a un sol espléndido.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE A CORUÑA