BIO Nació el 24 de febrero de 1950 en Madrid. Casado y con tres hijos. Abogado del Estado. Ha sido parlamentario autonómico andaluz, senador por Cádiz en 1982 y concejal de Jerez. Europarlamentario de 1982 a 1999. En 2000 fue nombrado ministro de Agricultura y Pesca.

¿No es catastrofismo alertar casi el fin del mundo en un país que crece al 4%?

La oposición tiene que exigirle al Gobierno reformas económicas para que continúe el crecimiento y la creación de empleo; tiene que decirle que hay muchas familias que llegan con grandes dificultades a final de mes porque sube mucho la cesta de la compra y porque cada vez que el euríbor aumenta un punto, palman 1.200 euros al año. Para la gente con salarios bajos que paga 200 euros más al mes por sus hipotecas, la situación es complicada. No cabe el triunfalismo porque hay españoles que lo pasan mal.

Presumen de haber dejado una herencia que dura ya demasiado. Algún mérito habrá tenido este Gobierno…

El gran mérito de Solbes es que ha mantenido la estabilidad presupuestaria –a la que tenía alergia Zapatero– a base de engañar a sus colegas de Gobierno. Y su gran defecto es que cuando la economía ha empezado a desacelerarse, no ha hecho las reformas que eran necesarias.

¿Y cuáles son estas reformas tan urgentes?

La primera, bajar los impuestos brutalmente a las empresas y a los ciudadanos. A las empresas, porque hoy día no son competitivas, y a los ciudadanos, para que tengan liquidez para llegar a final de mes y paguen sus hipotecas. Si se bajan las retenciones del IRPF las nóminas subirán y la gente tendrá un poquito más de desahogo para hacer frente a su consumo y a sus pagos.

Deflactar la inflación de la tarifa del IRPF como ha hecho el Gobierno es bajar los impuestos.

No, es hacer que no suban. Bajar impuestos es reducir los tipos y las retenciones.

El PP no compensó jamás el efecto de la inflación en el IRPF...

Claro, porque bajó mucho los impuestos en dos ocasiones, una rebaja de 9.000 millones de euros. Y no era tan necesario. Ahora se deflacta parcialmente con un tope del 2% y la inflación al año que viene previsiblemente estará por encima.

Hay gente que no acaba de ver en qué se diferencia la política económica del PSOE y la que hicieron ustedes.

Hay que bajar brutalmente los impuestos a las empresas y a los ciudadanos

Hay dos elementos de diferenciación. De un lado, el PSOE no ha hecho reformas, no ha avanzado en el proceso de hacer la economía española más libre, no ha forzado las privatizaciones, no ha reducido los impuestos de modo significativo; y de otro, es un Gobierno intervencionista, como lo prueban las operaciones de asalto al BBVA o el desembarco de la pública italiana Enel en Endesa. Y si mantiene la estabilidad presupuestaria es porque le obliga la UE.

Obliga a todos los países.

Obliga a todos y los sanciona cuando no cumplen. A Francia y Alemania no le impone las sanciones y a los pequeños, sí. España, con el poco prestigio internacional que tiene, sería sancionada.

En conclusión, que Solbes no podría ser ministro con un Gobierno del PP.

El PP tiene mejor banquillo que Solbes. Para que suene la música no basta con un director de orquesta, y en la orquesta de Solbes hay gente enloquecida.

¿Cómo hubiera afinado usted los Presupuestos de 2008?

Se podían hacer tres cosas distintas: tener más superávit para prever posibles tensiones económicas, bajar los impuestos o hacer mucha inversión pública para tirar de un sector como el de la construcción, que está desacelerándose. Cualquiera de las tres era buena. El problema es que el Gobierno no ha optado por ninguna.

Rajoy dice que su prioridad es que suban los salarios. Deben de tener contentísima a la CEOE…

Zapatero prefiere salarios muy bajos, inmigrantes mal pagados y empresas que ganen cantidades astronómicas

A nosotros nos preocupa la situación de 44 millones de españoles. Es nuestra obligación generar las condiciones para que las empresas puedan pagar salarios altos con más competitividad. Queremos un modelo de salarios altos, como el finlandés, el danés, el irlandés… Zapatero prefiere salarios muy bajos, inmigrantes mal pagados y empresas que ganen cantidades astronómicas, y por eso le encanta hacerse fotos con Botín. No le he visto hacerse fotos con un inmigrante en la puerta del Metro.

¿Una foto de Botín con Rajoy hubiera perjudicado al PP?

No queremos hacernos propaganda con los grandes banqueros. Los banqueros tienen interés en llevarse bien con el poder. Cada uno elige sus prioridades. El PP apuesta por la gente mal pagada de este país; eso no es ser de derechas o de izquierdas.

Han puesto de vuelta y media el cheque-bebé de 2.500 euros, pero en vez de pedir su retirada, exigen que suba a 3.000 euros. ¿Cómo se explica esto?

Creemos que no se pueden tomar medidas aisladas, que no sirven los 3.000 euros si no hay guarderías. Dar 3.000 euros a quien tiene 100.000 de renta no estimula la natalidad. Es populismo.

Ante el plan de fomento del alquiler para jóvenes, ustedes han contraprogramado con propuestas que priman la compra de viviendas...

Hacemos las dos cosas. Le hemos dicho al Gobierno que el plan de alquiler lo ha copiado Chacón de Trujillo, y las cifras son un fracaso estrepitoso: 16.000 alquileres de mayo de 2006 a mayo de 2007. Lo que proponemos es arreglar el problema de fondo: que haya mucha oferta de vivienda, que el propietario prefiera alquilarla a dejarla vacía. Y eso se hace modificando la Ley de Arrendamientos Urbanos y la Ley de Enjuiciamiento Civil y creando los juzgados de vivienda para que haya juicios rápidos.

La situación del alquiler es parecida a la de 2004, y con ustedes el precio de los pisos se multiplicó por cinco.

Con el PP los tipos de interés llegaron a estar al 2%. Fueron unos años en los que se empezó a acceder masivamente a la vivienda y millones de españoles se convirtieron en propietarios. También modificamos la Ley de Arrendamientos Urbanos y los procedimientos de desahucio. Fue un primer paso. Ahora el problema se ha agudizado.

¿El Estado destina demasiado dinero a Cataluña en estos Presupuestos?

No queremos hacernos propaganda con los grandes banqueros

Las inversiones públicas hay que dirigirlas donde se necesitan. Usar criterios de riqueza relativa es lo peor que se puede hacer.

Califique lo destinado a Cataluña, ¿suficiente, poco o mucho?

A Cataluña le están dando dinero sin proyectos. No se puede distribuir la inversión de acuerdo al principio de dar más al más rico. Zapatero le da más al que menos necesidades tiene. ¿Tienen Extremadura o Castilla-La Mancha el mismo nivel de equipamientos que Cataluña?

¿No dijeron este verano que las infraestructuras de Cataluña eran un desastre?

Sólo con dinero no se arreglan los problemas. En Cataluña no hay capacidad de gestión, y no la hay en Fomento, ni en Renfe ni en Adif.

La inversión en Madrid se ha congelado. ¿Qué grandes infraestructuras faltan? ¿Hay que hacer una T-4 cada año?

Las grandes ciudades necesitan siempre grandes circunvalaciones. Y hay que pensar en un segundo aeropuerto de Barajas y líneas de Cercanías más potentes.

¿El Estado debería haber empezado a pagar ya en 2008 un nuevo aeropuerto para Madrid?

Al hacer las inversiones, el Gobierno le está dando más a quien menos necesidades tiene

El Estado tiene que empezar a prever las infraestructuras del futuro. Cuando no se hacen proyectos, la inversión pública se para por falta de ideas, que es lo que pasa en Cataluña. Los Gobiernos tienen que articular el territorio y distribuir inteligentemente las infraestructuras. La Constitución dice que las inversiones públicas han de hacer bajo los principios de solidaridad, equilibrio territorial y rentabilidad social.

¿Y el PP hizo inversiones suficientes en Cataluña en sus ocho años de Gobierno?

Se ha demostrado que sin Estatuto llegó al nivel que el Estatuto contempla. Y no lo dice el PP, sino Durán Lleida. Probablemente lo que está pasando en Cataluña es que la Generalitat no está haciendo inversiones tan importantes como está haciendo la Comunidad de Madrid o su Ayuntamiento.

En dos palabras: "Estoy siempre a dieta"

¿Canta en la ducha? Los días que estoy preocupado.

¿Se muerde las uñas? Me las corto con un cortauñas.

¿Conserva amigos del colegio? Todos.

¿El olor más insoportable? El sudor en el metro.

¿Le preocupa su peso? Estoy siempre a dieta.

¿En qué caprichos gasta más dinero? En algún coche clásico.

¿Qué libros tiene en la mesilla? La enfermera de Brunete, de Manuel Maristany, y Pero hubo alguna vez 11.000 vírgenes, de Jardiel Poncela.

¿Qué tres profesiones le hubiera gustado ejercer? Arquitecto, médico y mecánico.

Sin respirar: "Colecciono coches"

Adora La vida.

Detesta La mentira.

Teme La muerte.

Aspira A reírme.

Colecciona Coches antiguos.

Una manía Usar miles de rotuladores cuando estoy trabajando.

Un defecto La pluriactividad.

Una virtud La constancia.