El Ayuntamiento de Madrid contará en 2008 con 6.552 millones de presupuesto, un 10,5% más que en 2006. Según el delegado de Hacienda, Juan Bravo, se produce una «congelación fiscal» porque sólo se actualizan los impuestos y las tasas en el IPC real de 2006: un 2,7%. El portavoz socialista, David Lucas, en cambio, reprochó al alcalde que suba la presión fiscal «casi un 3%». La novedad este año es que se ingresarán 18 millones gracias a una tasa que gravará la actividad de las operadoras de telefonía móvil o 782, un 20% más, por el IBI de 50.000 viviendas que antes no pagaban.