Renée Zellweger, antes y ahora
Renée Zellweger, en una imagen de 2010 (izda) y otra de esta semana (dcha). GTRES

Hace aproximadamente dos años fue noticia y motivo de controversia y especulación en todo el mundo. La actriz Renee Zellweger apareció en la alfombra roja de los premios de la revista Elle y nadie pudo dejar de reparar en su enorme transformación física, sobre todo en su rostro, que hacía difícil reconocer a la actriz de Bridget Jones.

La actriz, que descartó la cirugía como motivo del cambio, decía entonces: "Estoy contenta de que la gente me vea diferente" y añadía que estaba "viviendo una vida diferente, más plena, más feliz, y me emociona que eso se note". "Durante mucho tiempo no lo hice bien, seguí un plan de vida poco realista e insostenible y que no me permitía cuidar de mí misma. En vez de parar para equilibrarme, seguí corriendo hasta que me quedé exhausta e hice malas elecciones sobre cómo encubrir ese agotamiento", confesaba.

Ahora, en declaraciones al diario Mirror, Renee Zellweger ha asegurado que el cambio en su aspecto se debía a la preocupación por una amiga que padecía esclerosis lateral amiotrófica, ELA, una enfermedad degenerativa de corte neurológico y muscular.

Según la actriz, cuando a su amiga le diagnosticaron la enfermedad se estableció en su casa y estuvo allí hasta que la animaron a recuperar su vida pública. "La razón por la que fui a ese evento fue que ella quería que fuera, para que pudiera estar en la alfombra roja conmigo y demostrarle a ella misma que no estaba siendo derrotada por esta terrible enfermedad".

"La juventud y la belleza superficial tienen su lugar, y comprensiblemente, que se celebra hasta cierto punto. Pero eso es fugaz y es sólo está presente en un momento de tu vida", reflexionaba la actriz.