Un estudio de la Fundación Global Nature revela que la plaga de topillos en la zona palentina de Tierra de Campos comenzó en junio de 2006. «Los datos de ese año mostraron una variación de su abundancia que pasó del 41% en el primer trimestre a más del 90 en los dos últimos, cuando se había producido ya la explosión demográfica», a tenor de este informe. De este modo, las medidas puestas en marcha por la Junta de Castilla y León para el control de la plaga comenzaron un año después de que empezase el problema.