El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha solicitado este martes al Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional la suspensión de la manifestación en favor de la amnistía convocada por el Movimiento pro Amnistía, denominado ATA, para este próximo sábado, día 27, con motivo de las fiestas de Bilbao. A su entender, supone "un acto de humillación a las víctimas del terrorismo que no podemos tolerar".

Según recuerda la Delegación del Gobierno en un comunicado, esta solicitud se une a la ya realizada en relación a otra marcha "similar", prevista para el día 26, en la que "también se reclama la amnistía para los presos de la banda terrorista" y que está convocada por un grupo de expresos y huidos de ETA. Respecto a esta última, la Fiscalía ha dado traslado al Juzgado Central de guardia de la Audiencia Nacional para la apertura de procedimiento penal.

En opinión de Urquijo, "no se puede permitir en ninguna circunstancia, festiva o no, que la dignidad de las víctimas del terrorismo sea humillada por quienes todavía hoy siguen considerando presos políticos a los asesinos de una banda terrorista".

El delegado del Gobierno ha recordado que, tanto la Ley vasca como la estatal, señalan que "los poderes públicos asumen la defensa de la dignidad de las víctimas del terrorismo y, en consecuencia, deben adoptar las medidas necesarias para evitar actos que supongan menosprecio o humillación de las víctimas o enaltecimiento del terrorismo o los terroristas".

"ALTAVOZ EN LAS TXOSNAS"

Por ello, ha instado al Ayuntamiento de Bilbao a que "evite que el espacio festivo de las txosnas se utilice, de nuevo, como altavoz de quienes con pintadas y carteles promueven estos actos".

Carlos Urquijo considera que "se dan razones y constan precedentes suficientes que acreditan que esta manifestación, lejos de ser un ejercicio de la legítima libertad de expresión, es fundamentalmente, -como ya lo vimos en agosto del año pasado cuando se refirieron a los miembros de ETA negándoles su condición de terroristas y destacando su generosidad para librar a Euskal Herria de la opresión de España y Francia-, un acto de apoyo y homenaje a los responsables de más de 850 asesinatos, circunstancia que no podemos olvidar y tenemos la obligación legal y moral de evitar".

El delegado del Gobierno ha defendido que, "si para alguien son las calles, es para los demócratas y defensores de la libertad y no para quienes se jactan de aplaudir públicamente los actos terroristas de aquellos a quienes defienden".

Según ha concluido, Bilbao se merece "unas fiestas de las que sentirse orgulloso y que sus calles no sean objeto de exaltación de los actos de terror y barbarie que cometieron aquellos que los manifestantes del próximo 27 de agosto pretenden homenajear en manifestación".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.