Se acercaban a sus víctimas, todas ellas menores de edad, con un pretexto y posteriormente les amenazaban e incluso golpeaban para quitarles los teléfonos móviles, según el relato policial.

En un comunicado, la Policía ha explicado que se los padres de unos menores que habían sufrido sendos robos en dicho parque interpusieron denuncias ya que dos jóvenes y un menor que circulaban en bicicleta se acercaron a sus víctimas, a priori con un "pretexto burdo" como preguntar la hora o pedir tabaco, para posteriormente intimidar verbalmente a los menores e incluso golpearles para robarles sus teléfonos móviles.

En el primero de los robos, los autores se acercaron con sus bicicletas a un grupo de cinco menores que se encontraban en el parque y tras entablar conversación con ellos comenzaron a amenazarles y pedirles que les entregaran los teléfonos, con expresiones agresivas como "o nos dais los móviles u os pinchamos los ojos".

Así, ante la actitud agresiva de estos, las víctimas les entregaron los teléfonos por miedo a sufrir algún daño físico por parte de este grupo criminal, que huyó rápidamente del lugar en bicicleta para evitar ser detenidos por las autoridades.

En el segundo de los robos, los tres jóvenes arremetieron con sus bicicletas contra otra pareja de menores que paseaba por los aledaños del Alamillo y llegaron incluso a golpear a una de las víctimas, a quien arrojaron al suelo con la intención de que ambos les entregaran sus móviles.

Tras la recepción de las denuncias, los agentes iniciaron una investigación a través de perfiles con las características físicas de los autores, a raíz de los cuales identificaron a dos jóvenes y a un menor residentes en el asentamiento chabolista de El Vacie.

Un característico tatuaje que llevaba uno de ellos en el brazo permitió a los agentes identificarlo y relacionar igualmente a los otros dos presuntos integrantes de la banda a través de las características físicas y la descripción de las bicicletas que utilizaban.

De esta forma, y tras tenerlos identificados, los investigadores pusieron en marcha un dispositivo policial y detuvieron a todos en la misma zona de influencia donde se habían cometidos los robos y en el lugar de residencia de estos.

Los dos jóvenes y el menor -todos ellos con antecedentes policiales previos por delitos de similares- fueron puestos a disposición de la autoridad judicial y de la Fiscalía de Menores quienes dispusieron el ingreso en prisión para los primeros y el internamiento en un centro de menores para el menor de edad.

La investigación, que ha permitido esclarecer estos dos robos con violencia e intimidación, se ha llevado a cabo por parte del grupo de investigación de la Comisaría de Distrito Triana de Sevilla.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.