Según ha informado Cort en un comunicado, este lunes 15 de agosto empezó el periodo de caza de media veda, iniciándose la temporada que se prolonga hasta el día 12 de octubre. Por este motivo, el área de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal ha anunciado que este año en Palma sólo se podrá cazar en las zonas declaradas como coto.

Así pues, los denominados 'terrenos libres' del municipio quedan excluidos de la práctica de la caza para esta temporada. El Ayuntamiento de Palma no se ha acogido a Plan Marco del Consell Insular ni cuenta con plan de ordenación cinegética, como marca el artículo 24 de la Ley 6/2006, balear de caza y pesca fluvial, por lo tanto los terrenos libres quedan como zonas inhábiles de caza.

Las especies objeto de caza durante la media veda son los conejos, liebres, tudones, palomos salvajes, codornices y tórtolas. En Palma sólo se podrán cazar en los cotos.

Con esta decisión de no acogerse a Plan de caza, el Ayuntamiento de Palma hace, según asegura la nota, "un paso más para la protección de la fauna y la defensa del medio ambiente en el municipio.