Tiroteo en Zaragoza
Imagen del lugar en el que un hombre ha disparado a su exmujer en Zaragoza. EUROPA PRESS

La hija de la mujer que fue tiroteada el pasado viernes por su ex pareja ha presentado una denuncia contra su padre por tentativa de asesinato ante el juzgado de Zaragoza. Además, ha dejado constancia del "maltrato psicológico" que sufría su madre hasta el desenlace, según informa Europa Press.

M.A.G.S, de unos 50 años, recibió varios disparos a manos de su exmarido, J.A.R.D, de 51 años, mientras salía en su coche junto a su hija mayor de edad, de un garaje en la avenida de Juan Pablo II, en el barrio Universidad. Ambas consiguieron huir en el citado vehículo y dirigirse a un centro hospitalario.  

J.A.R.D, con la misma pistola, se disparó en la cabeza, aunque no ha llegado a quitarse la vida. Los servicios médicos lo han atendido en el lugar de los hechos y lo trasladaron al Hospital Clínico.  

La mujer continúa ingresada en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Miguel Servet de la capital aragonesa. Por su parte, el autor de la agresión, que después intentó quitarse la vida, se encuentra muy grave en la UCI del Hospital Clínico, ha informado el Gobierno de Aragón

Intentaron interponer una denuncia

En la declaración realizada por la hija ante el juez, esta ha resaltado que unos días antes intentaron poner una denuncia ante la Policía Nacional, según ha explicado su abogado, Simón Lahoz. Sin embargo, en comisaría les dijeron que no tenía importancia y que no se veía como un caso de violencia de género puesto que no había lesiones y que se trataba de un asunto de "confrontación familiar".

El abogado de la familia ha explicado que aportarán pruebas de llamadas previas al 016 para criticar la desatención recibida en la comisaría puesto que madre e hija denunciaron que el agresor tenía armas y que la mujer había recibido varias amenazas. Según cuentan, salieron "humilladas y sintiendo que estaban perdiendo el tiempo", por lo que rehusaron poner la denuncia.

Solo se veían en el ámbito laboral, donde surgían las humillaciones y vejaciones de tipo personal Lahoz ha contado que el matrimonio estaba separado desde hacía un mes y que iban a iniciar los trámites para divorciarse en septiembre. "Solo se veían en el ámbito laboral, donde surgían las humillaciones y vejaciones de tipo personal", ha asegurado el abogado. "Era el momento en el que se veían y la hija grabó esas amenazas verbales". Ante esta situación, la mujer decidió coger la baja el pasado miércoles: "No podía estar con él porque temía lo que ha sucedido".

Aún así, ambas no tienen intención de denunciar a la Policía, solo resaltar el "trato recibido" porque sienten que son "dobles víctimas por la actuación del padre y el trato en comisaría". Desde estos momentos, el juzgado de violencia de género se hará cargo de la declaración de la hija, a quien llamarán para ver si ratifica la denuncia inicial contra su padre.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.