En un comunicado, el comité de empresa de esta fábrica ha anunciado que en primer lugar, de no ejecutarse, "se pondrán en riesgo puestos de trabajo generados por la fábrica tanto de manera directa como indirecta, en su mayoría correspondientes a trabajadores o empresas auxiliares del entorno, ya que este proyecto es vital para garantizar la viabilidad de la fábrica".

Además, ha recordado que este tipo de proyectos "ya se lleva a cabo en el 90 por ciento de las fábricas de cementos del país y, sin él, esta instalación no puede competir en igualdad de condiciones con el resto".

Asimismo, advierte de que "la paralización de este proyecto supone el bloqueo de una inversión superior a los dos millones de euros ligada a su puesta en marcha, por lo que tendría un impacto negativo en el desarrollo socioeconómico de Alcalá de Guadaíra".

Por último, el comité lamenta "la forma en la que se ha producido esta aprobación por parte del Ayuntamiento, tramitada en julio con carácter urgente, cuando el plazo concluía en octubre, y sin haberse reunido el nuevo equipo de Gobierno local con la dirección de la compañía para conocer la realidad de este proyecto, aun habiéndolo solicitado esta formalmente".

Asimismo, el comité de empresa añade que "tampoco se han ofrecido respuestas a todas las alegaciones presentadas a la modificación del PGOU, procedentes de instituciones y organizaciones a favor del proyecto".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.