Hachís 'Operación Marengo'
Hachís 'Operación Marengo' EUROPA PRESS

La Guardia Civil de Huelva ha detenido a cuatro personas dentro de la denominada 'Operación Marengo', relacionada con una presunta organización criminal de tráfico de drogas, y que fueron localizadas y arrestadas tras acudir a auxiliar a la víctima de una paliza en una zona conocida como Urbasur, en Isla Cristina (Huelva). A los detenidos se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, homicidio en grado de tentativa, tráfico de drogas y detención ilegal, entre otros.

Según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa, las investigaciones comenzaron el 1 de noviembre de 2015 cuando agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Comandancia de Huelva fueron requeridos para prestar auxilio en la zona de Urbasur, dentro del término municipal de Isla Cristina a un varón que presentaba graves lesiones, siendo trasladado inmediatamente a un complejo hospitalario de la capital por los servicios de emergencias.

Una vez allí, la víctima comenzó a relatar a los investigadores que las lesiones que presentaba habían sido ocasionadas por varias personas, pertenecientes a una organización criminal asentada en la zona del Campo de Gibraltar, con la que el mismo había participado en la comisión de un delito contra la salud pública, consistente en la introducción de un alijo de drogas por el litoral onubense, perpetrado en la madrugada del día 30 del mes de octubre.

Dicho alijo de drogas, que se componía de 55 fardos de hachís, arrojando un total de 1.650 kilos de esta sustancia, les fue sustraído por otra organización criminal compuesta mayoritariamente por magrebíes, quienes para llevar a cabo el robo de la droga se identificaron como "falsos guardias civiles", práctica delictiva que se conoce como 'Policía Ful', obligando a huir de manera apresurada a los dos sicarios que custodiaban la droga en una nave de las inmediaciones de La Redondela (Isla Cristina), produciéndose un intercambio de disparos de armas de fuego entre ambos grupos delictivos.

Según el relato del Instituto Armado, posteriormente los dueños de la mercancía al tener conocimiento de la sustracción de la misma se trasladaron desde la zona del estrecho hasta la provincia onubense, con la intención de recuperar la droga, retornando nuevamente al Campo de Gibraltar con cinco vecinos de la provincia de Huelva, quienes retenidos contra su voluntad fueron "brutalmente agredidos durante horas en diferentes lugares de la zona hasta dejarlos exhaustos" y trasladando a uno de ellos nuevamente hasta las proximidades del lugar del alijo.

Este hombre aprovechó un descuido y "a pesar de encontrase gravemente herido", logró librarse de ser alcanzado por tres disparos de arma de fuego, efectuados por los agresores intentando detener su huida, consiguiendo escapar y solicitar auxilio en un local de ocio cercano, personándose acto seguido una patrulla de la Guardia Civil.

En un primer momento los agentes integrantes del operativo se centraron en proteger a las víctimas de los hechos y sus familiares en prevención de posibles nuevas represalias, ya que este tipo de organizaciones suelen emplearse a fondo para recuperar la mercancía, ya que la droga en el mercado hubiera supuesto unos grandes beneficios económicos, suponiendo su pérdida un gran perjuicio para la banda.

Una vez liberadas todas las víctimas y asegurado el entorno más cercano de estos, los investigadores de la Guardia Civil de Huelva

centraron sus esfuerzos en las pesquisas que les llevara al total esclarecimiento de los hechos e identificación de sus autores, llevándoles los indicios a diferentes lugares de la geografía Española, por lo que se inició una investigación de manera conjunta y estrecha con la UOPJ de Cádiz, Uopjz de Barcelona, Mossos de Escuadra y Gendarmería marroquí.

Todas estas unidades ya se encontraban previamente investigando hechos cometidos por una organización criminal dedicada al robo de alijos de hachís por todo el territorio español.

Fruto de la primera fase de explotación llevada a cabo por las unidades mencionadas se procedió a la detención de 30 personas en marzo del presente año, en las provincias de Barcelona y Málaga, en el marco de la operación 'Florence', integrantes de una organización criminal especializada a los asaltos a narcotraficantes, empleando para ello medios técnicos de balizamiento que les permitían conocer en todo momento la situación del alijo de drogas desde su origen, para con posterioridad serles arrebatada de manera violenta.

Una vez identificados los autores de los hechos ocurridos en la provincia de Huelva, durante el mes de julio se ha llevado a cabo en dos fases, una primera en la provincia de Cádiz y otra posterior entre Madrid y Guadalajara, saldándose con las detenciones de cuatro personas, acusados de los delitos de homicidio en grado de tentativa, detención ilegal, lesiones, tráfico de drogas, falsificación de documentos y pertenencia a organización criminal.

Los detenidos en esta operación han sido puestos a disposición del juzgado número 5 de Ayamonte que instruye la causa, continuando dicha operación abierta, no descartándose nuevas detenciones.

En ambas operaciones mencionadas se recuperaron numerosos efectos, entre otros, dos vehículos todoterreno de alta gama que habían sido robados y recuperados en las localidades de Lepe e Isla Cristina respectivamente, resaltando a su vez la aprehensión de 2.600 kilos de hachís, 16 vehículos, algo más de 60.000 euros en efectivo y seis armas de fuego cortas intervenidas en la explotación llevada a cabo en marzo conjuntamente por unidades de investigación pertenecientes a la Guardia Civil de Cádiz, Barcelona y Huelva.

Consulta aquí más noticias de Huelva.