El alcalde de Biescas durante su intervención
El alcalde de Biescas durante su intervención EUROPA PRESS

Más de 170 familiares de las víctimas, junto a vecinos de Biescas y de localidades cercanas se ha sumado a este emotivo homenaje que ha tenido un primer escenario en las instalaciones deportivas de la localidad pirenaica y, después en el solar que en su día ocupó el Camping 'Las Nieves', donde se ha erigido un Memorial que recuerda a todos y cada uno de los fallecidos.

El alcalde de Biescas, Luis Estaún, que ha abierto el acto, ha incidido en que este homenaje "además de necesario es de justicia en recuerdo a quienes más perdieron" y ha señalado que el objetivo es compartir sentimientos para vivir el futuro con ilusión, sin olvidar a las personas y los hechos" que se produjeron el 7 de agosto de 1996.

Estaún ha informado de que este homenaje parte de la iniciativa de uno de los familiares afectados, cuando hace dos años se dirigió, por carta, al Ayuntamiento para lamentar el estado de abandono de las instalaciones campistas y expresar que "echaba en falta un memorial a las víctimas".

El alcalde ha reconocido que "tenía razón" y tras apuntar que ese reconocimiento se había demorado, ha dicho que "entendimos que debíamos afrontarlo" para "tener un recuerdo y dejar testimonio de afecto y respeto a las víctimas, además de mostrar la solidaridad a quienes les socorrieron".

Entre los datos que ha expuesto ha indicado que esa fatídica tarde de hace 20 años fueron atendidas más 500 personas en estado de shock, se habilitaron las instalaciones municipales y los vecinos también ofrecieron sus casas para atender a los daminificados. En Biescas se acogieron a 266 personas y en la cercana localidad de Sabiñánigo, a 191, ha concretado.

En su intervención también ha tenido palabras de agradecimiento a los servicios de emergencias, la Guardia Civil, y Cruz Roja, entre otros, además de la colaboración de instituciones procedentes desde el País Vasco hasta Sevilla.

Además de rendir memoria a los 87 fallecidos, Estaún ha manifestado que "es una oportunidad para sus familiares y los afectados para compartir, este día, sentimientos, la comprensión mutua, el lugar físico de la tragedia y nuestra solidaridad, junto a los valores humanos que se reflejaron hace 20 años y que están hoy y estarán en adelante".

Antes de finalizar ha subrayado que "creo que Biescas y todos salimos reforzados", al tiempo que ha subrayado que "es de justicia hacer memoria, de este acto saldremos más fuertes".

Seguidamente, el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, ha tomado la palabra para recalcar el "amor que toda la Comarca del Alto Gállego brindó a los familiares de las víctimas" y ha confiado en que "ese amor os haya servido para vivir más felices vuestras vidas".

También ha intervenido el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, quien ha recordado que la capital de la Jacetania "fue el lugar elegido para funciones muy duras", ya que la pista de hielo se convirtió en un improvisado tanatorio.

RECORDAR A CADA UNA DE LAS VÍCTIMAS

Antes de la misa en recuerdo a las víctimas, que ha oficiado el arzobispo de Jaca, Julián Ruiz Martorell, ha cerrado este turno de intervenciones el exdirector del Instituto de Medicina Legal de Aragón, Juan Antonio Cobo.

Cobo, en el momento de la tragedia se encontraba de vacaciones en Biescas. Este médico forense ha rememorado su labor durante esos días y ha trasladado el mensaje nítido de que "hoy es una oportunidad para recordar a todos y no hay que pensar en el número de víctimas, sino en cada una de ellas porque necesitamos y debemos recordarlas para que permanezcan en nuestra historia".

También ha advertido de que en este tipo de tragedias se producen "víctimas silenciosas con historias de culpabilidades porque, a veces, las mismas decisiones llevaron a unos a morir y a otros a sobrevivir". Más de 180 personas resultaron heridas.

Por ello, ha asegurado que "como observador cercano de la muerte que soy, lo que ustedes sufrieron ha servido para que otros sufrieran un poco menos" les ha indicado a los familiares presentes.

Al acto religioso ha acudido la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, quien ha animado a los asistentes a "pasar página, pero dando la oportunidad al recuerdo y la solidaridad" con el Memorial que se ha levantado en la zona que hace dos décadas albergó el Camping 'Las Nieves'.

Consulta aquí más noticias de Huesca.