Un Agente TEDAX desactivando un explosivo
Un Agente TEDAX desactivando un explosivo GUARDIA CIVIL

En total, de los 78 artefactos que se han desactivado o explosionado, 46 eran proyectiles de artillería; 19 granadas de mano; 10 granadas de mortero; dos proyectiles lanzaminas y una bomba de aviación. Por provincias, Teruel encabeza el ranking de hallazgos, seguido de Zaragoza y Huesca, según ha indicado el sargento y jefe de los TEDAX de Zaragoza, Luis Millán. En Aragón, solo hay una unidad y se encarga de atender las incidencias en las tres provincias.

Los TEDAX se movilizan con un aviso al 062 o cualquier otro teléfono de emergencias. En ocasiones, si el artefacto está enterrado o la visibilidad no es muy buena, puede resultar complicado para los agentes determinar de que se trata. En la actualidad, cuentan con un aliado, los smartphones y aplicaciones como Whatsapp que les permiten recibir, prácticamente en tiempo real una fotografía. "Esto nos ayuda mucho, nos permite ganar tiempo, seguridad y despejar dudas", ha comentado el sargento.

A partir de ese momento, se establece un perímetro de seguridad y se acordona y asegura la zona. Por lo general, los agentes se encargan del explosivo en el mismo día, salvo si el aviso se recibe de noche o estiman que los trabajos de neutralización van a tener que hacerse en condiciones escasas de luz. "Si no se trata de una urgencia, lo preferible es neutralizar el artefacto con luz porque siempre hay que actuar con máxima precaución", ha asegurado Millán, al tiempo que ha añadido que "desde que se localiza el explosivo hasta que llegamos, siempre hay una patrulla que lo custodia".

"Si se puede, se explosiona en el mismo sitio, siempre y cuando no sea una vivienda o haya personas cerca, y en caso contrario, se traslada a una zona segura", ha apostillado el jefe de los Tedax. El cambio de ubicación se realiza en un furgón "con sumo cuidado, envuelto en una manta antiexplosión que minimiza el riesgo en caso de explosión, aunque nunca hemos tenido problema alguno".

Si el explosivo es pequeño y lleva poca carga puede neutralizarse en el mismo lugar donde se ha encontrado. En cambio, si es de grandes dimensiones o de carga abundante se lleva al campo de maniobras de San Gregorio para detonarlo con seguridad.

PREVENIR Y AVISAR

La Guardia Civil ha querido recordar a los ciudadanos lo importante que es avisar lo antes posible del hallazgo de un artefacto. Sobre todo no hay que tocarlos, manipularlos ni trasladarlos bajo ningún concepto. Estos artefactos, a pesar llevar varias décadas fabricados, contienen una carga explosiva que podría activarse con un leve movimiento y causar daños personales.

El pasado miércoles, los TEDAX recibieron el aviso del hallazgo de una granada de mano en la localidad zaragozana de Asín. Una joven se encontraba limpiando la buhardilla de su vivienda cuando la encontró. "La cogió entre su manos, estaba sin la anilla puesta y escuchó un ruido dentro. Podía haber pasado cualquier cosa. Afortunadamente, no ocurrió nada, tuvo mucha suerte", ha manifestado el sargento Millán.

"El interior del explosivo no se ve alterado por el paso del tiempo, la temperatura ni el sol. Está dentro de un vaso hermético y como mucho, puede deteriorarse el mecanismo, ha referido.

Disponer de un artefacto bélico histórico no es delito. Sí lo es en caso de querer utilizarlo con fines delictivos o terroristas. Hay quien los tiene expuestos en vitrinas o localizados en fincas. Dar aviso de su existencia para ser neutralizado "no supone problema alguno", ha precisado Millán, que ha incidido que "ante la duda, siempre es mejor llamar a la Guardia Civil".

En ocasiones, los agentes se han encontrados granadas o proyectiles en contenedores de basura, incluso, en lugares como el parking de un supermercado en Cuarte de Huerva (Zaragoza), algo que ocurrió el pasado año. "Si alguien quiere desprenderse de ellos, tirarlos o abandonarlo en cualquier lugar no es la solución correcta", ha asegurado Luis Millán.

Los 78 artefactos neutralizados hasta el momento por Técnicos Especialistas en Desactivación de Explosivos (TEDAX) de la Guardia Civil de Zaragoza en lo que va de año, representan una cifra similar a la del mismo periodo de 2015. No obstante, a partir de octubre, el inicio de la temporada de recogida de setas y de caza supone un tránsito de personas más elevado por zonas de campo y bosque en las que puede encontrarse algún artefacto.

Antes de pasar a formar parte de esta unidad de la Guardia Civil, los agentes durante nueve meses en materia de desactivación de explosivos. Aunque el manejo y neutralización de los artefactos de la Guerra Civil "se aprende mejor sobre el terreno, ya que existen pocos manuales para su estudio", ha afirmado Millán.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.