Puig se ha expresado en estos términos durante una rueda de prensa este lunes, en respuesta a la misiva que remitió este viernes Beteta a Soler, en la que solicitaba actuaciones adicionales a fin de que la Comunitat cumpliera el objetivo del déficit. Por ello, Puig ha aseverado que "no sabe qué quiere el señor Beteta" ni "qué tipo de conflicto quiere establecer con la sociedad valenciana".

Para el 'president', "esa es su preocupación", puesto que "los valencianos no quieren establecer ningún conflicto". "Queremos que soluciona el problema valenciano, que es infrafinanciación, infrainversión y deuda histórica", ha indicado, para insistir en que "hay que resolverlo", puesto que "sino, hay cinco millones de españoles que están absolutamente discriminados".

En la misma línea, Puig se ha preguntado "a qué juegan" Beteta y el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones, Cristóbal Montoro, puesto que "son conscientes de la situación de dificultad de las finanzas valencianas". Así, ha recalcado que el problema de la Comunitat "no es de gasto", sino de "ingresos" y ha asegurado que "no se va a renunciar a lo que pertenece a los ciudadanos: servicios públicos de calidad".

UN TERCIO DEL PRESUPUESTO PARA PAGAR DEUDAS

En este sentido, ha manifestado que la situación heredada -del anterior Consell- en la Comunitat es de "más de 42.000 millones de euros de deuda", lo que "significa que casi un tercio del presupuesto está destinado a pagar deudas". "En esta situación, Beteta ha de decir si quiere que cerremos colegios, hospitales o centros de la tercera edad", ha aseverado.

"No vamos a renunciar al autogobierno de los valencianos: la sociedad valenciana está asumiendo un planteamiento de unidad muy importante", ha sentenciado Puig.

Consulta aquí más noticias de Valencia.