Según ha informado el Ayuntamiento, esta persona ya había protagonizado un incidente poco antes, cuando lanzó "proposiciones ofensivas" a una mujer que salía de trabajar. Entonces, no se le detuvo ni se le abrió un expediente ya que la otra parte no quiso presentar denuncia.

La pareja de la mujer, sin embargo, sí se enfrentó al hombre ahora detenido.

Poco después, los agentes recibieron el aviso del personal de seguridad de un local situado en el puerto de que una persona se negaba a pagar su consumición alegando que era guardia civil.

Según este relato, en otras ocasiones el hombre ya había tratado de identificar y registrar a clientes haciéndose pasar por agente de las fuerzas de seguridad.

El detenido llegó a decir a los policías que "con una llamada a un familiar, podría eliminar a toda la policía". Durante la actuación policial, el detenido se dirigió hacia una policía en "términos denigrantes y sexistas" e intentó golpear a otro de los agentes.

Tras reducirlo, se le informó que iba a ser detenido por un delito de atentado contra los agentes de la autoridad. Antes, fue llevado a un centro de salud para que fuera reconocido por un médico debido a su estado de embriaguez.