Los vecinos de Elvira deberán contar más lunas antes de ver su calle sin pintadas ni garabatos. El inicio, previsto para el verano, de las labores de eliminación de los graffitis que afean desde hace años la calle se va a aplazar al menos un mes más.

El retraso se debe a que el Ayuntamiento se ha visto obligado a declarar desierto el concurso que abrió a mediados de junio para adjudicar los trabajos. «Se presentaron tres o cuatro empresas pero ninguna superó los ensayos», explican fuentes del Instituto Municipal de Rehabilitación.

Durante las pruebas, las empresas debían demostrar que sus productos podían eliminar las pintadas sin alterar «el color, la textura y el brillo de las superficies», a fin de conseguir un efecto similar al logrado con éxito en el casco histórico. Lejos de obtener estos resultados durante los ensayos, algunas de las sustancias «daban más brillo y otras no garantizaban la protección de las superficies frente a futuras pintadas»

Concurso por vía de urgencia

El Consistorio ha convocado por vía de urgencia la ejecución de la limpieza de graffitis para «evitar más demoras». La convocatoria, que saldrá esta semana en el BOP y en el BOE, recuerda que se deben proponer sustancias que respeten las superficies y las protejan de nuevas pintadas por un periodo de entre tres y cinco años. La empresa que realizó los trabajos en el centro no pudo presentarse a la primera por «problemas burocráticos».