El proceso para otorgar las ayudas marcadas por la nueva Ley de la Dependencia va lento. A pesar de que los afectados se han lanzado a presentar solicitudes, las inspecciones de la DGA para valorar el grado de dependencia van a ritmo lento.

Desde que se abrió el plazo, a finales de mayo, hasta el pasado 11 de septiembre, el departamento de Servicios Sociales del Gobierno de Aragón ha recibido 10.130 solicitudes de ayudas, un centenar al día, pero sólo se han valorado 2.817, un 27, 81%.

El Gobierno estableció que este año se darían las ayudas a los considerados grandes dependientes o de grado III, es decir, personas mayores que no pueden comer solas, hacer la compra, ir al baño, cocinar ni acostarse, y personas de todas las edades con discapacidad física, intelectual, sensorial o mental de más de un 75%. El resto se irían otorgando progresivamente dentro del plan, que dura siete años.

Se calcula que en Aragón hay cerca de 50.000 personas dependientes y, de ellas, unas 8.000 pertenecerían al grupo de grandes dependientes, que tendrán que esperar un poco más para saber cuándo les llegará la ayuda.

Las prestaciones que recibirán oscilan entre 390 y 780 euros mensuales, dependiendo del grado de dependencia y de si el dinero se utilizará para asistencia personal, para cuidado dentro del entorno familiar o para otros servicios.

El tipo de ayuda a recibir se decide con la participación de la familia dentro del Programa Individual de Atención. Una vez reconocida la discapacidad, los inspectores tienen tres meses para hablar con la familia y acordar las ayudas más convenientes.

Cómo pedir la ayuda

La ficha de solicitud se puede descargar desde www.aragon.es y puede entregarse en la oficina de Servicios Sociales de Camino de las Torres, 73, en los departamentos de servicios sociales de los barrios o en los servicios de base de las comarcas. Junto a la solicitud debe llevar fotocopia del DNI del solicitante y su responsable legal (si lo tiene), el certificado de empadronamiento y un informe de salud. Si se desea, se puede complementar con certificados de minusvalía.

Las dificultades dispersión y vejez

En Aragón, el mayor pro-blema para aplicar la Ley es la dispersión geográfica y el alto grado de envejecimiento: los mayores de 85 años ya son el 2,5%.

Asistentes sociales 10.000 puestos

Se calcula que la implantación de los planes de ayudas a la dependencia crearán unos 10.000 puestos de trabajo en un plazo de siete años.