Poco a poco va llegando la calma  a Almuñécar, el municipio granadino más afectado por el aguacero del viernes. Pero las pérdidas son tan cuantiosas que el Ayuntamiento acordará hoy pedir ayudas a las administraciones, ya que a la muerte de un vecino a causa de la riada hay que sumarle seis millones de euros en daños materiales. El PSOE, por su parte, ya ha anunciado que hoy mismo presentará una iniciativa parlamentaria para que la localidad sea declarada zona catastrófica.

Los vecinos vuelven a la normalidad después de haber sufrido cortes de luz y agua en las 48 horas siguiente a la tromba. Esta situación se repite en otros pueblos de Granada. En Otura, por ejemplo, se inundaron casas, calles y el centro de salud. En el campo andaluz las organizaciones agrarias hablan de daños de 8 millones en los cultivos causados por las lluvias.

En Sabiote (Jaén), ayer, encontraron el cuerpo de uno de los dos desaparecidos en la tromba de agua registrada el 13 de septiembre. Un arroyo arrastró su vehículo. r. Ruiz