Cortejo fúnebre contra la muerte de 108 toros
Protesta contra las corridas de toros, ayer (Hugo Fernández).
Nueve protestas en un día de entidades antitaurinas. Ayer terminó la temporada  taurina con un balance, según las diversas asociaciones antitaurinas, de «108 toros ejecutados en una ciudad que se ha proclamado contraria a las corridas».

Barcelona fue durante todo el día testimonio de una batería de manifestaciones contra «la tortura y el asesinato de toros». Los actos de protesta de diversa índole empezaron a las nueve de la mañana en la carrera de la Mercè. «La lucha contra la actividad taurina no es sólo protestar, también es informar», afirmó a 20 minutos Matilde Figueroa, representante de la Fundació Altarriba. Por eso, activistas de una docena de asociaciones animalistas repartieron folletos para explicar que pasa en una corrida de toros.

Al mediodía, se hizo un cortejo  fúnebre por los 108 toros «ejecutados» desde Passeig de Gràcia hasta la Plaça Sant Jaume y se repartieron esquelas en su memoria.