José Rodríguez Salvador, conocido como el violador de la Vall d’Hebron, podría haberse instalado en Andalucía en casa de unos familiares, aunque éste no sería su destino definitivo. El violador de la Vall d’Hebron salió el sábado de la prisión de Quatre Camins después de cumplir 16 años de su pena de cárcel, que era inicialmente de 311 años, y se dirigió hacia la casa de estos familiares, donde fue recibido por sus padres. Rodríguez Salvador podría seguir los pasos de otro conocido violador, Francisco López Maíllo, y exiliarse en la República Dominicana al cuidado de una orden religiosa.