Un total de 110 ayuntamientos gallegos se beneficiarán de un plan piloto para evitar el consumo de cocaína y cannabis entre los menores de 18 años.

Sanidade reforzará su presupuesto destinado a prevención, consciente de que la clave reside en que un chico no pruebe por primera vez sustancias tóxicas, paso previo a las adicciones.

Además de la Xunta y los ayuntamientos, 24 ONG colaborarán en esta iniciativa, recorriendo de noche las calles de las zonas de movida y botellón para concienciar a los jóvenes y ofrecerles asesoramiento.

Terapia y tutorías

En municipios como Santiago, A Coruña y Vigo, a los que sean denunciados por consumo de drogas en lugares públicos se les ofrecerá una terapia formativa y se les asignará un tutor. Galicia está algo por debajo del consumo nacional de drogas. Sin embargo, unos 80.000 gallegos consumen cocaína y más de 230.000 fuman marihuana o hachís.

Más preocupante que los datos globales son los de la edad a la que se detectan las adicciones; los menores de 16 años empiezan a ser frecuentes en las unidades municipales de drogodependientes.

Este curso académico se reforzarán también los equipos de prevención en los ámbitos escolar y familiar. Sanidade pondrá en marcha con este fin nuevos servicios en las localidades de Lalín, Oleiros, Ames y Arteixo.

Exclusión

Uno de los problemas derivados del consumo de drogas reside es la exclusión social a la que se ven abocados las personas que sufren adicción.

Por ello, se pondrán en marcha los programas Penélope, de intervención con una óptica de género; el Acais, dirigido al colectivo gitano, y el Ítaca, en colaboración con el Plan Nacional sobre Drogas.

La vigilancia de los colegios

Tras el éxito de las rondas de vigilancia en el exterior de los centros educativos llevadas a cabo el curso pasado, los agentes de la Policía Nacional tendrán permiso para acceder a los institutos gallegos cuando lo pidan sus directores. El objetivo de su presencia en los centros es erradicar la venta de drogas y evitar las conductas violentas. La medida comenzará a aplicarse el próximo mes de octubre.