El transporte público, la nota gris de la Noche en Blanco
Enriquie captó esta imagen del edificio España, iluminado durante la Noche en Blanco.

La segunda edición de la Noche en Blanco madrileña se celebró con gran éxito de público. Más de un millón y medio de personas, pese a la lluvia caída el sábado, salieron a las calles para acudir a los actos, algunos de ellos con retrasos. Pero no todo han sido alabanzas. El mal funcionamiento del transporte público, así  como el desalojo del Conde Duque por un paquete sospechoso, empañaron la cita cultural. 

El metro sufrió varios retrasos durante la noche del sábado. De hecho, en la Línea 3, entre las estaciones de Sol y Lavapiés, un convoy atestado de viajeros  permaneció en un túnel 40 minutos y desató el pánico. «Hacía mucho calor. La gente estaba desesperada, incluso hubo quien se puso a llorar. En un momento de locura, una chica dio a la palanca de emergencia», relató un pasajero.  El disgusto de los viajeros, según varios testigos, fue enorme. Y derivó en patadas contra el metro, lanzamiento de botellas y latas, escupitajos y cristales rotos.

Alicia García Castillo cuenta en un correo enviado a 20minutos.es que tardó tres horas para ir desde Alonso Martínez hasta Aluche porque no había búhos suficientes. «El transporte público era un caos. Y coger un taxi, una misión imposible», se queja Gregorio Fernández, otro lector.

Dinos... cómo fue tu experiencia en la Noche en Blanco. Cuéntanoslo en...

e-mail: zona20@20minutos.es o en www.20minutos.es