Iñaki Ezkerra
Iñaki Ezkerra, escritor y fundador del Foro de Ermua. (ARCHIVO) ARCHIVO
La Asamblea general del Foro Ermua eligió este domingo en Vitoria a Iñaki Ezkerra como nuevo presidente de la asociación, después de que su ex dirigente, Mikel Buesa, y la Junta directiva dimitiera en pleno el pasado 13 de septiembre.

La Asamblea, que se celebró a puerta cerrada y en la que intervinieron cerca de treinta personas de las doscientas que integran la asociación, duró más de dos horas.

Después de la misma, Ezkerra, hasta ahora vicepresidente del Foro Ermua, explicó que "el movimiento cívico sigue en pie, ya que hoy es más necesario que nunca acabar con cualquier sombra de negociación con los asesinos y devolver el reconocimiento que se merecen las víctimas del terrorismo", porque, según dijo, "el Foro Ermua se levanta sobre la memoria de las víctimas".

El Foro Ermua se levanta sobre la memoria de las víctimas".

Añadió que lo que le corresponde ahora como presidente es "tratar de hacerlo la mitad de bien, y con la misma entrega y dignidad que lo han hecho sus antecesores" Mikel Buesa y Vidal de Nicolás.

Precisamente, Mikel Buesa, quien anunció a principios del mes de septiembre su intención de participar en el nuevo partido que impulsan Rosa Díez y otros miembros de Basta Ya, y a quien se le pidió que dejara el cargo como presidente para "no comprometer la independencia de la organización", abandonó la Asamblea sin hacer declaraciones.

Sobre este asunto, el nuevo presidente aseguró que "el Foro Ermua es un esfuerzo colectivo, no una persona, y todos somos sustituibles".

Defendiendo al foro

Además, reprochó a los que hablaban de que en el Foro Ermua había luchas de poder", ya que, según dijo, "aquí lo único que vamos a cobrar no va a ser dinero, va a ser otra cosa", y aseguró que "para este puesto no hay ninguna lucha de poder ni nada parecido, lo que hay es un sentimiento de responsabilidad".

Estaría contento de que un día la asociación desapareciera porque ya no fuera necesaria

Ezkerra explicó que el Foro Ermua "ha sabido guardar silencio cuando no queríamos dar carnaza al enemigo, o no queríamos ver cómo disfrutaba la prensa nacionalista cuando decían que nos estábamos peleando, porque no era así".

Subrayó que la asociación "se compone del esfuerzo de muchos años, y que ha perdurado de milagro, porque cuando la fundamos, la verdad es que no la dábamos muchos meses de vida, por el acoso que había nacionalista, por los intereses que había para que la asociación desapareciera, y aun así ha durado diez años".

También explicó que estaría contento de que un día la asociación desapareciera porque ya no fuera necesaria, y eso será, según dijo, "cuándo ya no haya un nacionalismo autoritario que no comparta la ideología de ETA ni que la ampare moralmente e ideológicamente, y cuándo no haya unos cómplices de otros partidos, o un partido socialista entrevista".

Sobre este asunto, Ezkerra aseguró que "el día que todo lo anterior haya desaparecido, el Foro Ermua no tendrá sentido", pero subrayó que "mientras por desgracia todas esas cosas existan, tendremos que seguir trabajando, y eso es lo que vamos a hacer".

"Han sido tres años de legislatura muy duros, y la respuesta a esa política ominosa de negociación con ETA, con los asesinos, ha valido la pena, por lo que seguiremos trabajando como lo hemos hecho hasta ahora", concluyó.

La Asamblea general del Foro Ermua también eligió a Inmaculada Castilla de Cortázar, como vicepresidenta y a Jon Juaristi, como segundo vicepresidente.