Fukuda
Fukuda. (REUTERS)
Yasuo Fukuda, de 71 años, fue elegido presidente del Partido Liberal Demócrata (PLD), por lo que con toda probabilidad será nombrado este martes por el Parlamento nuevo primer ministro de Japón en sustitución de Shinzo Abe.

Como se esperaba, Fukuda se impuso con comodidad a su único contrincante, el ex ministro de Asuntos Exteriores Taro Aso, de 67 años, en los comicios internos celebrados este domingo en la sede del PLD, en Tokio, informó la cadena de televisión NHK.

Un total de 528 dirigentes del PLD, la mayoría parlamentarios, tenían derecho a voto en estos comicios, que tuvieron que ser convocados de urgencia ante el sorpresivo anuncio de dimisión hecho el día 12 por Shinzo Abe cuando no había cumplido siquiera un año de Gobierno.

El resultado final fue de 330 votos para Fukuda y 197 para Aso, es decir, un apoyo del 62 y el 37 por ciento, respectivamente, mientras hubo un sufragio nulo.

Votaron por Fukuda 254 parlamentarios y 76 representantes provinciales del PLD y por Aso 132 congresistas y 65 responsables locales, según la cadena de televisión pública nipona NHK.

Nada más ser declarada su victoria, Yasuo Fukuda expresó su agradecimiento a sus compañeros de partido, confesó su "emoción" por haber sido elegido y apostó por recuperar la "confianza" de los ciudadanos y por otorgar un "futuro brillante" a Japón.

Fukuda admitió que el partido gubernamental afronta serias dificultades en la actualidad, por lo que se mostró a favor de llevar a cabo reformas para que pueda aplicar las políticas que Japón necesita.

"Espero contar con su colaboración y conseguir un futuro brillante para Japón", apuntó Yasuo Fukuda en su primera declaración como presidente del Partido Liberal Demócrata.

La plana mayor del PLD se unió posteriormente en el estrado, encabezada por Fukuda y Aso, para acoger el nombramiento de su nuevo presidente con gritos de "Banzai" (victoria), como es habitual en la política japonesa.

En la sesión de votación de hoy no participó Shinzo Abe, quien desde el día siguiente de su dimisión está hospitalizado por una afección estomacal de la que no se ha podido recuperar.

Abe quería acudir a los comicios internos en persona, pero los médicos se lo desaconsejaron, por lo que emitió su voto este sábado desde su cama de hospital, según la NHK.

Fukuda se convertirá este martes en el próximo primer ministro de Japón porque el PLD controla de manera aplastante la Cámara Baja, que decide el puesto de primer ministro en caso de confrontación con el Senado, donde hay mayoría opositora.

La primera dificultad del elegido será el reto de prorrogar más allá de noviembre el apoyo japonés a las misiones estadounidenses en Afganistán, un asunto considerado capital en el PLD.

La oposición, comandada por el Partido Democrático (PD), que cuenta con el control de la Cámara Alta, ya ha anunciado su intención de bloquear el apoyo militar a EEUU.