ordenador adaptado
Los discapacitados disponen de ordenadores adaptados a sus necesidades.

Cristobalina y Sonia son dos jóvenes onubenses que padecen parálisis cerebral y gracias a un innovador sistema basado en ordenadores especializados en lenguajes alternativos ahora son capaces de comunicarse con su entorno.

Ambas forman parte de un grupo piloto de ocho personas que están incorporando a sus sillas de ruedas el llamado "comunicador", un conjunto de aplicaciones informáticas que permiten a las personas con discapacidad acceder a un ordenador personal, con pantalla táctil y puntero, que pone voz a sus pensamientos.

El sistema permite tener comunicación directa con el entorno, correo electrónico y videoconferencias

Sonia, auxiliar administrativa e informática, utilizando su comunicador comenta que "es un sistema muy práctico que está adaptado a mi silla y lo puedo llevar a cualquier parte" y añade que "ahora puedo comunicarme con cualquier persona".

Sonia es sólo un ejemplo de las muchas personas que padecen dificultades motrices y de lectoescritura derivadas de la parálisis cerebral.

El Sistema Comunicador de Lenguajes Alternativos (SICLA) ha sido ideado para los discapacitados que no pueden acceder al PC mediante las herramientas habituales como el ratón o el teclado y que tampoco pueden comprender el lenguaje convencional de forma escrita.

Este proyecto, pionero en Andalucía, se encuentra en su fase inicial. La iniciativa, promovida por la Asociación de Paralíticos Cerebrales de Huelva, permitirá a un reducido grupo de afectados por esta discapacidad tener un sistema de comunicación directo con su entorno, correo electrónico y videoconferencias.

Los materiales utilizados son muy costosos ya que son ordenadores especialmente importados de EEUU, pero está previsto que con el tiempo y la demanda lleguen al precio de un ordenador portátil. Hasta ahora, estos medios técnicos estaban al alcance de pocas personas como el científico Stephen Hawking.

¿Cómo funciona el SICLA?

A través de tres programas instalados en el sistema, se utiliza un código con elementos pictóricos a través de los cuales los usuarios componen sus mensajes. Después los transmiten a través de los recursos de internet -como el mail- o mediante un conversor de signos que transforma el código del sistema comunicador en voz.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA