La tormenta de más de mil rayos que cayó esta madrugada sobre la capital hispalense ha sido la causante de la avería de unos 300 semáforos de Nervión y alrededores. Hasta las 13.00 horas no se han restablecido en casi su totalidad, excepto "algunos casos en los que por sobrecarga se había fundido la tarjeta".

La Delegación municipal de Movilidad explica que "los campos magnéticos generados por una multitud de pequeñas tormentas continuadas" produjeron un fallo en el diferencial tanto de los reguladores como de las centrales de zona y los sistemas de comunicación que conectan los semáforos con el centro de control.

Ante tal situación, que se inició sobre las 00.10 horas, se puso en marcha un dispositivo con tres equipos que han estado trabajando durante toda la noche y que se ha visto reforzado por otros tres esta mañana.

La Policía Local se encargó esta mañana de dirigir el tráfico en los cruces más complejos de la ciudad, por lo que apuntaron que "se ha producido alguna afección, pero no una congestión grave, todo ha funcionado correctamente".