Tres jóvenes palestinos murieron este jueves en el centro de Gaza al concluir la primera operación militar de Israel en la franja desde que la decretó el miércoles "territorio enemigo", informaron fuentes hospitalarias palestinas. El cuerpo sin vida de un palestino con impactos de bala fue encontrado por la noche cerca al campo de refugiados de Al-Bureij en el centro de Gaza, después de la retirada de los soldados israelíes del área, informaron testigos locales.

Portavoces del Ejército israelí dijeron que la operación militar concluyó alrededor de las 20.30 hora local (17.30 GMT).

Varios blindados y excavadoras, apoyados por fuerzas de infantería y helicópteros, penetraron antes del amanecer hasta un kilómetro y medio dentro del territorio de Gaza, al este del campo de refugiados de Al-Bureij, según testigos.

Atropellado

Poco después, un palestino de 17 años, Mahmud Kasasi, murió atropellado por una excavadora israelí, informaron fuentes médicas.

Según uno de los testigos, antes de ser arrollado por la excavadora, Kasasi fue herido de bala en los enfrentamientos entre los soldados israelíes y milicianos locales.

En estos tiroteos también resultaron heridos tres militares israelíes, uno de ellos de gravedad.

Otro palestino, de 22 años, murió por la tarde por disparos del Ejército israelí en la misma operación.

Fuentes militares israelíes no han confirmado las dos últimas muertes, a la que cabe sumar ocho palestinos heridos, dos de ellos graves, según el responsable de emergencias del Ministerio palestino de Sanidad, Muawiya Hasanein.

El Ejército ha detenido a alrededor de 12 personas, penetrado en varias viviendas y destrozado cultivos en esta incursión, según testigos y fuentes hospitalarias palestinas.

Además del despliegue al este de Al-Bureij, las tropas israelíes efectuaron otra incursión en el sur de la franja, a la altura de la ciudad fronteriza de Rafah, informaron una portavoz militar israelí y oficiales de la seguridad palestina.

Veinte palestinos fueron detenidos cerca de Rafah para ser interrogados, según la agencia palestina "Maan".

Ambas operaciones tuvieron como objetivo detener el lanzamiento de cohetes artesanales por milicianos palestinos contra el sur de Israel y encontrar túneles subterráneos entre Egipto y Gaza, según el Ejército, que las definió como "rutinarias".