Kill to get crimson es el nuevo álbum del guitarrista y vocalista inglés Mark Knopfler, que regresa a la actualidad musical en solitario tras la gira que realizó junto a Emmylou. El séptimo disco al margen de Dire Straits sumerge su guitarra eléctrica en los terrenos del folk, aunque este nuevo paso en su carrera no significa «que abandone el rock, eso nunca, sino que hago una especie de viaje de vuelta a mi adolescencia», indica el artista, que inició su carrera musical en su Glasgow (Escocia) natal. Este disco de estreno es fruto de la obsesión de Knopfler por escribir canciones y más canciones, himnos universales como Sultans of swing, Romeo & Juliet o Walk of life.