Las medidas de las madrileñas
Durante el estudio antropométrico. JORGE PARÍS

Algunas tienen tripa, otras celulitis, pero esto no les ha impedido convertirse en modelos. Centenares de mujeres de la capital, Alcobendas, Manzanares el Real, Collado Villalba y Pinto serán medidas para realizar un estudio antropométrico que sirva para homogeneizar las tallas en las prendas de vestir.

Viene gente de todo tipo, como las que se ven por la calle

Las seleccionadas, escogidas al azar del censo de población, tienen entre 12 y 70 años. Todas ellas pasarán tres pruebas. La primera es una encuesta en donde se les pregunta acerca de sus hábitos de vida, enfermedades, actividad física... En la segunda se averigua el espesor de la grasa a través de un plicómetro. El último paso es un escáner que calcula lo que mide cada parte del cuerpo.

"Aquí viene gente de todo tipo, como las que se ven por la calle, y tenemos pocas que estén muy gordas o muy delgadas", explica Sandra Alemany, investigadora del Instituto de Biomecánica de Valencia, encargado de la muestra. Todas "se muestran muy voluntariosas porque ven que hay un problema de talla", explica Alemany.

Patrones estándar en las tiendas

Los resultados obtenidos tras analizar a las mujeres servirán para definir patrones estándar a partir de estas medidas antropométricas. De ahí se desarrollará un maniquí físico o virtual para diseño y evaluación de prendas, que tendrá en cuenta no sólo las medidas de las madrileñas, sino también las del resto de mujeres de España. Esto servirá para redefinir y normalizar el tallaje y los patrones, para que una talla sea igual en todas las tiendas. En primavera se sabrá cómo es el cuerpo de la española y será entonces cuando el sector de la moda y confección tendrá acceso a los resultados a través de un CD-Rom.

Ya las han medido

Beatriz Guardiola. Funcionaria, 41 años.

"Estoy muy concienciada. Antes pesaba 20 kilos más y no encontraba tallas para vestir de forma joven. No me gusta la delgadez extrema, pero reconozco que para encontrar algo bonito hay que tener un cuerpo proporcionado. Creo que tengo un cuerpo estándar".

Marta López. Estudiante, 21 años.

"Creo que hacer este estudio antropométrico es útil. Uso una talla 42 y la verdad es que nunca he tenido problemas para vestirme; no es necesario usar una 38 para vestir bien. No obstante, pienso que si hay tallas pequeñas es porque hay mujeres que caben en ellas, si no, no las fabricarían".