La lista de morosos que tiene la Diputación de Granada se extiende a lo largo de más de 280 páginas del Boletín Oficial de la Provincia (BOP). En total, se trata de unos 56.000 vecinos que reciben el aviso de apremio, es decir, la última llamada antes de que sus bienes sean embargados.

Fuentes de la Agencia Provincial de la Administración Tributaria (APAT) aseguran que se trata de un procedimiento normal cuando se produce un impago y es imposible localizar al deudor para notificárselo.

En muchas ocasiones, simplemente se niegan a firmar los avisos que les llegan a sus domicilios para informarles de la deuda, por lo que la publicación en un boletín oficial es la única vía legal para poder continuar el proceso recaudador.

A los morosos que aparecen en esta última notificación se les ha intentado avisar hasta dos veces de su condición de mal pagador, ambas sin éxito. Sin embargo, a juicio del PP, este elevado número de recibos impagados denota un mal funcionamiento de la Agencia. «Los ayuntamientos dejan de percibir ingresos básicos para su funcionamiento normal», explica Juan de Dios Márquez, representante popular en la APAT.

El impuesto de bienes inmuebles (IBI)  de rústica o el de actividades aconómicas son algunos de los tributos que recauda directamente la Diputación, aunque no en todos los municipios. A éstos se les añaden otros cobros encargados por la Junta de Andalucía, como algunas multas.

Entre los morosos granadinos hay particulares y empresas, algunos con varias decenas de impagos. Todos  tienen 15 días naturales para saldar sus deudas. Como el documento se publicó ayer, los quince días empiezan a contar desde hoy.

40,5 MILLONES DE RECAUDACIÓN

El 1 de septiembre se abrió el último plazo voluntario de 2007 para abonar los tributos de cuyo cobro se encarga la APAT de Granada. Este organismo autónomo de la Diputación gestiona la recaudación de alrededor del 90% de los municipios granadinos. Durante este periodo, que terminará el 20 de noviembre, se espera recaudar cerca de 40,5 millones, con 437.753 recibos. Los más perezosos pueden abonar sus impuestos a través de la Oficina Virtual de la APAT (http://apat.dipgra.es) mediante el certificado digital o el DNI electrónico.