Según ha informado ADIF, con esta actuación, que cuenta con un plazo de ejecución de tres meses, se pretende asegurar un funcionamiento óptimo de la instalación, tanto desde el punto de vista técnico, como operativo y medioambiental, así como facilitar su mantenimiento.

El depósito, con capacidad para 50.000 litros de carburante, dispondrá de todos los elementos necesarios para la carga, impulsión del combustible y sistemas de medición y control del mismo. El almacenamiento será de carácter aéreo horizontal, mediante un tanque dotado de doble pared de acero.

De forma complementaria, se procederá a la adecuación del sistema eléctrico y de la red de puesta a tierra de la instalación, la actualización y saneamiento de los puntos de suministro, la instalación de rejillas electrosoldadas en las zonas de suministro, la renovación de la red de drenaje y evacuación de hidrocarburos, así como el desmantelamiento del actual depósito y grupo de bombeo.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.