Así lo ha anunciado en rueda de prensa la consellera de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, quien ha explicado que el levantamiento de la moratoria representaba un "efecto llamada" para la implantación de grandes superficies en la Playa de Palma y un "agravio comparativo" con el resto de la isla, además de "provocar un efecto especulativo" en esta zona.

El levantamiento de la moratoria era un paso beneficiaba la construcción de la gran superficie Palma Springs, si bien, Garrido ha insistido en que este proyecto comercial tiene que conseguir aún los correspondientes permisos del Consell de Mallorca, del Ayuntamiento de Palma para las tareas de urbanización y la autorización autonómica de grandes superficies comerciales que concede el Govern.