La sentencia de conformidad, tras el acuerdo alcanzado entre las partes el día de la vista oral, recoge también una indemnización de 7.500 euros.

Los hechos se empezaron a desarrollar en el verano de 2015, cuando la menor tenía 8 años y se prolongaron hasta el verano de 2014, cuando la niña decidió contar los hechos.

La niña era amiga de los nietos del hombre, por lo que la conocía y tenía relación con ella de verla jugar con sus familiares en un patio de la casa.

En este lugar fue donde se produjeron los abusos, tras los que el hombre llegó a amenzar a la pequeña si los contaba.