El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado pocas horas de la celebración de las elecciones generales que "nunca hubo un veto a Rajoy" por parte de su partido, que "los escaños del PP son del PP y los de Ciudadanos son de Ciudadanos".

"Nosotros no somos necesarios para un Gobierno de Rajoy; con el apoyo del PSOE pueden ponerlo en marcha", ha explicado Rivera en rueda de prensa. El líder de la formación naranja asegura que "si todo sigue igual", su partido defenderá sus reformas desde la oposición en la próxima legislatura.

Unas horas antes, en declaraciones a Telecinco, Rivera ha explicado que ha habido una "polarización brutal" y que otros "han fingido que había que escoger entre el miedo y la venganza".

"Yo lo que quiero es un presidente de mi nación que no esté chantajeado, ni condicionado con la financiación ilegal de su partido, con la sede embargada o por aparecer en una prueba judicial como los papeles de Bárcenas", decía hace solo unos días a 20minutos.

No obstante, en otra entrevista en Antena 3, ha mantenido que el presidente del Gobierno debe irse para que Ciudadanos "apoye" al PP, "lo que pasa es que estamos hablando de reformar un país y no de sillones". Rivera ha insistido en que su partido no quiere hablar "de sillones, sino de reformas".

"Esperemos que PSOE y PP abandonen la guerra fría", ha añadido, descartando dar su apoyo "a nada" que incluya a "los nacionalistas e independentistas".