En este sentido, Aina Díaz, ha señalado que es "necesaria la creación de una solución habitacional para poder huir de la violencia

machista".

"Desde Units Podem Més consideramos que debe haber implantes

de intervención psicosocial destinados al condenados por violencia machista, y hemos de crear un servicio de apoyo a los niños que están siendo maltratados, y también sus madres y abuelas", ha apuntado.

Díaz, ha señalado que desde la coalición "se quiere aplicar el convenio de Estambul que definió lo que era la violencia machista".

"La violencia machista no es sólo entre parejas, sino entre cualesquiera persona que esté viviendo bajo el mismo techo que el maltratador ", ha agregado, al tiempo que ha asegurado las

políticas de igualdad "están en retroceso, ya que no hay presupuestos".

Por su parte, el candidato Antoni Verger, ha defendido la no exclusión de la mujer en el acceso al mercado laboral y ha apuntado que "existe una gran desigualdad en el acceso al trabajo entre los hombres y las mujeres".

"Las mujeres, desde la edad escolar ya demuestran una gran capacidad pero a partir de una determinada edad, el mercado de trabajo, en cierto modo, expulsa a la mujer del acceso al trabajo ", por ello, ha explicado que, desde Units Podem Més proponemos un aumento de los permisos para cuidado de los hijos y un permiso de paternidad obligatorio intransferible que "signifique una corresponsabilidad de los padres con la crianza de los hijos, una responsabilidad muy importante y que proporcionaría también

una igualdad en el mercado de trabajo".

Por otra parte, la Directora del Instituto Balear de la Mujer, Rosa Cursach, ha insistido en que "necesitamos una reversión de este tipo de hacer política ya que no podemos luchar contra la violencia machista si no es con presupuesto".

"En estos años en la mal llamada crisis, ha supuesto un retroceso

presupuestario muy importante en las políticas de igualdad ya que se ha reducido desde de 2010 un 46% del presupuesto a políticas de igualdad y un 26% el presupuesto en la lucha contra la violencia de género lo que ha supuesto que los programas de prevención no se hayan puesto en marcha y la educación se haya dejado olvidada ", ha

enfatizado Curscah.