Se trata de la ejecución material de la orden del Ministerio de Política Territorial de 2009 y de la sentencia de la Audiencia Nacional, confirmada por el Tribunal Supremo, que estiman un

informe del IGN y dan la razón a las tesis defendidas por Cantabria en este litigio, fijando como línea divisoria entre ambos municipios y comunidades autónomas la establecida en un acta de 1925, coincidente con las líneas establecidas por deslindes anteriores de 1903 y 1739.

Según ha informado el Gobierno de Cantabria, en total se han colocado este miércoles cuatro hitos, dado que otros tres que ya estaban ubicados en la zona eran válidos y forman parte de la línea divisoria, dada la descripción y coordenadas descritas por el IGN.

En la constitución de la comisión de deslinde, celebrada en el Ayuntamiento de Castro Urdiales, y en la posterior colocación de los mojones en Ontón, ha estado presente por parte del Gobierno cántabro, el director general de Administración Local, Pedro García Carmona, junto a técnicos y letrados del Ejecutivo.

También ha asistido el alcalde de Castro Urdiales, Ángel Díaz Munío, y otros miembros de la Corporación, así como miembros de las instituciones vascas.

García Carmona ha mostrado su satisfacción por la finalización de este litigio que ha dado la razón de nuevo a Cantabria, al establecer una línea divisoria "mantenida en el tiempo y que no obtuvo impugnación por ninguna de las partes, como han corroborado los estudios históricos, los informes técnicos y posteriormente los propios tribunales".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.