Derribos de los bloques de Los Pajaritos.
Derribos de los bloques de Los Pajaritos. EUROPA PRESS

En rueda prensa posterior al consejo, junto al gerente de Urbanismo, Ignacio Pozuelo, el concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, ha explicado que desde Urbanismo se ha rechazado además el plan de obra de la adjudicataria "al no adecuarse al proyecto" y el director de obra presentado, que "no cumple con los requisitos de titulación exigidos".

Muñoz explica que la empresa contaba con 18 meses para la ejecución de las obras, de los que actualmente le quedan 15 meses, tras "perder los primeros tres meses" y quedar paralizada por Urbanismo la obra al instalar un cerramiento que "no cumplía los requisitos". Sin embargo, el contador de tiempo se ha vuelto a poner en marcha una vez que Urbanismo le ha ordenado retomar las obras, por lo que si "en unos dos meses no ha empezado aún, los técnicos analizarán la situación porque es causa de resolución del contrato el que no le dé tiempo a terminar la obra en el periodo estipulado".

De su lado, Pozuelo incide en que la obra debía haber empezado en septiembre de 2015 y recuerda que, antes de comenzar la obra, la empresa pidió un modificado del proyecto, lo que supone "la primera vez que pasa", según subraya. "Si empieza la obra sólo por hacer un paripé o con poco ritmo de obra y los técnicos demuestran que no da tiempo a terminarla, se tendrá una causa de resolución del contrato", recalca.

En la misma línea, Muñoz insiste en que la empresa "desde el primer minuto enseñó sus cartas pidiendo un modificado del proyecto y más dinero", aspectos que fueron rechazados. "Todo esto es consecuencia de las bajas, a veces suicidas, en las licitaciones", sentencia.

LAS OBRAS

Cabe recordar que la obra en cuestión supone el derribo de las 524 viviendas sociales municipales del barrio de Los Pajaritos y su sustitución por bloques de viviendas de nueva construcción. En agosto de 2014, comenzaron los primeros trabajos de derribo de los antiguos bloques, después de que se adjudicase la demolición de las manzanas números 8 y 9 de Los Pajaritos, que sumaban un total de 96 viviendas. Los derribos estaban precedidos por una operación previa para realojar a las familias que habitaban las viviendas demolidas entonces y que serán sustituidas por 62 nuevas viviendas en las calles Estornino y Gavilán.

Tras el derribo, se contratan de las obras de construcción de los dos bloques de viviendas municipales, con un presupuesto base de 5.251.347 euros, IVA incluido, una cifra que quedó rebajada a 3.261.611 euros al ser adjudicadas en junio de 2015 a la oferta presentada por Vías y Construcciones SA.

Ya en diciembre la Gerencia de Urbanismo iniciaba un expediente de rescisión contractual, que se sustentaba en que transcurridos cinco meses desde la firma del contrato no habían comenzado las obras, pero que finalmente no pudo ejecutarse al, según un informe de la Secretaría General, "no constar que los pliegos o el contrato incorporen plazos parciales de obligado cumplimiento para el contratista". Así, en mayo, el consejo de la GMU trató una propuesta de acuerdo para "declarar la caducidad" del expediente de resolución de contrato en cuestión y requerir al contratista para el comienzo de las obras en 15 días.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.