Según ha informado el cuerpo, los hechos sucedieron durante un control rutinario en el Puerto de Camariñas, cuando los agentes dieron el alto a un camión isotermo con dirección a Vimianzo para controlar la carga transportada.

En ese momento, comprobaron que el pescado no contaba con la documentación necesaria y procedieron a incautarlo. Las sardinas fueron entregadas al almacén del Banco de Alimentos de Galicia, en el puerto pesquero de A Coruña.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.