En declaraciones a los periodistas, la concejal ha apuntado que se persigue "convertir a Córdoba en un laboratorio medioambiental", para lo cual se han reservado zonas en los jardines de Orive y Juan Carlos I y en los alrededores de la Plaza de Andalucía, donde se realizarán los controles de plagas "de manera biológica y ecológica".

Y es que, ha agregado, "los productos químicos rompen la cadena natural", al tiempo que "se quita una plaga y aparece otra", de manera que se va a hacer "una suelta de especies que controlan las plagas que son perjudiciales", como con el pulgón y la araña roja en los rosales o las cochinillas en los cítricos.

Al respecto, ha señalado también "la puesta de feromonas para captar mariposas que se comen la pradera y el césped en ciclos biológicos largos". Ante ello, ha resaltado que se llevarán a cabo "tratamientos de forma experimental", siendo "la primera vez" que se ponen en marcha, ha valorado.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.