Corey Lewandowski
El asesor electoral y jefe de campaña de Donald Trump, Corey Lewandowski. AGENCIAS

El virtual candidato republicano Donald Trump ha anunciado este lunes la salida de su jefe de campaña, Corey Lewandowski, a falta de menos de cinco meses para las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos.

"La campaña de Donald Trump, que ha logrado un récord histórico de casi 14 millones de votos en las primarias republicanas, anuncia que Corey Lewandowski ya no seguirá trabajando para la campaña", según un comunicado de su portavoz, Hope Hicks.

Su salida fue adelantada por el periódico The New York Times, que publicó en su edición digital que Lewandowski mantenía una relación "hostil" con muchos de los periodistas que están cubriendo la campaña y que fue uno de los motivos por los que fue "despedido".

De hecho, Lewandowski fue detenido en marzo por una presunta agresión a una periodista mientras cubría un acto del magnate y a la que, al parecer, zarandeó causándole moratones.

Una fuente anónima citada por el diario aseguró también que estaba teniendo problemas con algunos miembros del Comité Nacional Republicano (RNC), y ahora la campaña busca centrarse en "unir" a los republicanos para luchar contra la demócrata Hillary Clinton.

Para ello, según el Times, el equipo de Trump fichará a algunas caras nuevas para la siguiente fase de la campaña y quiere tener todos los cambios listos antes de la Convención Nacional Republicana, que se celebrará a finales de julio en Cleveland.

"Agradecemos a Corey su gran trabajo y dedicación y le deseamos lo mejor en el futuro", añadió la portavoz de la campaña en el mismo comunicado.

El canal ABC News asegura que entre algunos asesores de Trump había "frustración" por la falta de sintonía entre Lewandowski y el director de campaña Paul Manafort, que fue contratado hace unos meses para limar asperezas con el aparato del Partido Republicano.

Al parecer, según el mismo canal, Lewandowski fue despedido durante un encuentro que se celebró esta mañana entre Trump y su equipo de asesores de campaña en las oficinas del magnate en Manhattan.

Perfil racial de los musulmanes

En una entrevista telefónica con la cadena CBS emitida ayer domingo, Donald Trump ha abogado por realizar perfiles raciales de musulmanes y, en la práctica, presumir que esa comunidad es sospechosa de posibles inclinaciones terroristas o de ocultarlas.

Según dijo en antena, la elaboración de perfiles raciales y por religión de los musulmanes es de "sentido común", especialmente tras la matanza de la ciudad de Orlando, en Florida, en la que un musulmán estadounidense con raíces afganas mató a 49 personas en una discoteca frecuentada por homosexuales el pasado 12 de junio.

"No es lo peor que se puede hacer", apuntó el magnate, que también consideró que su propuesta podría haber ayudado a evitar la matanza de San Bernardino, en California, en la que un estadounidense musulmán, radicalizado junto a su esposa, mató a 14 personas en diciembre pasado.

"Otros países lo hacen. Mire a Israel y otros que lo han realizado con éxito. Odio el concepto de perfil racial, pero tenemos que comenzar a usar el sentido común, tenemos que usar la cabeza y tenemos que pensar en perfiles (raciales) muy seriamente", aseguró el empresario neoyorquino.