Obama rechaza el plan de Trump para expulsar a los musulmanes de Estados Unidos

El presidente estadounidense pronuncia un discurso sobre la matanza de Orlando y en respuesta a Donald Trump.
El presidente estadounidense pronuncia un discurso sobre la matanza de Orlando y en respuesta a Donald Trump.
Jim Lo Scalzo / EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, criticó este martes con dureza la propuesta del virtual aspirante republicano a la Presidencia del país, Donald Trump, de prohibir la entrada temporal a los musulmanes en el país y mantener bajo vigilancia a las comunidades islámicas como posibles amenazas.

"Los estadounidenses musulmanes son ciudadanos estadounidenses. ¿Vamos a empezar a tratar a todos los estadounidenses musulmanes de manera diferente? (...) Eso es una traición a nuestro valores", afirmó el gobernante en un discurso en el que habló de los avances de la investigación sobre la matanza de Orlando, en Florida.

Además, Obama respondió a las duras críticas lanzadas por Trump por negarse a usar el término "Islam radical" y subrayó que la estrategia contra grupos como el EI no es cuestión de "etiquetas".

"La frase 'Islam radical' no es mágica. Eso no es una estrategia", enfatizó Obama, visiblemente ofendido, en el Departamento del Tesoro, tras reunirse con su Consejo de Seguridad Nacional para revisar la estrategia contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) tras la matanza de Orlando.

"¿Qué se conseguiría exactamente usando esa etiqueta? ¿Qué cambiaría exactamente?", se preguntó Obama al calificar de "distracción política" el debate en torno al uso del término "islam radical" asociado a grupos como el EI.

Según Obama, "llamar a una amenaza con un nombre distinto no hace que desaparezca".

Trump, en contra de la presencia de musulmanes

Tras la masacre del domingo en una discoteca de Orlando (Florida) donde murieron 49 personas, además del presunto autor de los disparos, que había jurado lealtad al EI, Trump exigió actuar con "dureza e inteligencia" contra el "terrorismo radical islámico" y pidió la renuncia de Obama.

El polémico magnate comentó entonces que Obama "debería renunciar" por negarse a usar el término "islam radical".

En su discurso de este martes, Obama contraatacó, visiblemente molesto, y aseguró que su rechazo a usar esa expresión no es una cuestión de corrección política, sino que obedece a su objetivo de no convertir la lucha contra los terroristas en "una guerra entre el Islam y Estados Unidos", que es precisamente lo que, a su juicio, buscan grupos como el EI.

Sobre el autor de la matanza, Obama afirmó que era, aparentemente, un joven "enfadado, perturbado e inestable" que se radicalizó, al reiterar que no hay indicios de implicación de un grupo terrorista extranjero en el ataque.

Este tipo de "lobos solitarios" son "muy difíciles de detectar" y, por tanto, sus ataques "son muy difíciles de prevenir", subrayó Obama.

El presunto autor de la masacre es Omar Seddique Mateen, un estadounidense de 29 años de origen afgano que iba armado con un fusil de asalto y una pistola.

El ataque a la discoteca Pulse de Orlando, frecuentada por homosexuales, es la mayor matanza con armas de fuego de la historia del país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento